A juicio de la Policía Nacional, la concentración contra el islam organizada por el partido de extrema derecha España 2000 no contenía “simbología de carácter xenófobo, violento o racista”.