– Noticias policiales –

Durante la conducción es imprescindible poder ver bien lo que sucede alrededor del vehículo. Es tan importante controlar la parte delantera como la trasera. De ahí que sean tan necesarios los retrovisores, tanto el interior como los exteriores. Sin embargo, no se trata solo de que el vehículo los equipe (carecer de ellos conlleva una multa de 200 euros), sino que hay que llevarlos bien regulados; en caso contrario, pierden su funcionalidad. En este sentido, la Guardia Civil ha compartido es sus redes sociales unos trucos que permiten saber si tienen la orientación correcta para eliminar los puntos ciegos del coche. Y según su infografía parece que lo hemos estado haciendo mal toda la vida.

Cabe señalar que antes de ajustar los espejos se debe adaptar la posición de conducción. Para ello conviene desplazar longitudinalmente el asiento hasta apoyar bien el pie en el pedalier con la pierna un poco flexionada. Si es necesario y el automóvil lo permite, se puede elevar la banqueta para ver mejor la carretera. El ajuste en profundidad y altura del volante también ayuda a conseguir la postura ideal. Cuando el ejemplar lo conduce siempre la misma persona, solo será necesario regular el asiento y los retrovisores la primera vez. Si hay más de un usuario, convendrá hacerlo más a menudo.

Actualmente, algunos pocos modelos equipan retrovisores digitales. Sin embargo, la inmensa mayoría de modelos equipan de serie espejos exteriores con regulación eléctrica, que se controla desde la botonera ubicada en el panel interior de la puerta del conductor. Sin duda, esto facilita su ajuste dejando en el recuerdo aquellas pequeñas palancas manuales de antaño que obligaban a hacer constantes estiramientos de torso para adaptar el retrovisor del acompañante en su justo punto.

¿Y cuál es el justo punto de orientación? Pues aquel que permita eliminar al máximo los puntos ciegos. Laura Carrasco, profesora de la Autoescuela RACC, explica cómo hacerlo. El espejo interior debe reflejar toda la luna posterior, de modo que se puede ver lo que está sucediendo en la parte trasera. Los exteriores tienen que mostrar la parte mínima imprescindible del vehículo; no más que la maneta de la puerta trasera. Así es como la mayoría de conductores los posicionan. Y así es como el RACE también recomienda hacerlo para tener una mínima referencia espacial.


https://www.youtube.com/watch?v=rPu7mDu9whA%20%20

Sin embargo, la Guardia Civil aconseja que los laterales no muestren nada de la carrocería del propio vehículo -se deben enfocar justo al límite de ésta- con el objetivo de dar visibilidad a la mayor zona de circulación posterior posible sin necesidad de girar la cabeza. De este modo, cuando nos adelanta un vehículo, primero lo vemos justo detrás nuestro a través del retrovisor interior y, sin que haya desaparecido totalmente de ese espejo, empieza a verse en el exterior.

Antes de regular los retrovisores hay que hacer lo propio con la posición de conducción

“Los tres espejos trabajan en conjunto: cuando un vehículo salga de su espejo central (interior) inmediatamente debe aparecer en el lateral. En el ajuste tradicional (equivocado) verá que el espejo lateral y el central muestran la misma parte del vehículo posterior, lo que indica que están mal regulados”, indica la infografía que ha compartido la Guardia Civil en Twitter.

Uno de los innovadores elementos de seguridad es un retrovisor que elimina los ángulos muertos

Uno de los innovadores elementos de seguridad es un retrovisor que elimina los ángulos muertos

Terceros

El Reglamento General de Circulación establece que todos los vehículos deben llevar en perfecto estado los espejos retrovisores obligatorios. Y es que el número dependerá en función del tipo de vehículo. Aunque todos los turismos nuevos equipan el interior y los dos exteriores, el Reglamento General de Vehículos indica que el derecho es opcional. En el caso de las motocicletas, es obligatorio el izquierdo y solo en aquellas que superen los 100 km/h también deben llevar el derecho.

Carecer de estos elementos obligatorios o llevarlos en mal estado impide pasar la ITV. Asimismo, reemplazar los retrovisores de serie por otros distintitos se considera una reforma de la carrocería, por lo que hay que pasar los correspondientes trámites de homologación. Tal como señalan desde ITV.com, circular con unos retrovisores sin homologar se considera un defecto grave en la inspección.

Lee también





Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad