– Noticias policiales –

Las denuncias vecinales por botellones se han disparado. La psicosis y el miedo al contagio, al ver a jóvenes que se reúnen por la noche en parques, jardines o aparcamientos sin mascarillas y en grupos numerosos que sobrepasan con creces las limitaciones de Salud, han disparado las quejas y también el número de sanciones. Hasta el punto de que, en el último mes, la Policía Local ha denunciado a 418 jóvenes por esta causa. Esto supone un 40% más que en un mes cualquiera. «El botellón ya se sancionaba porque la ordenanza municipal no permite beber en la calle, pero ahora incide el tema Covid, que prohíbe que se reúnan más de seis personas y obliga a llevar mascarilla, por lo que se han extremado más este tipo de actuaciones», asegura el concejal de Seguridad Ciudadana, Eduardo Martínez-Oliva.

Añade que, últimamente, hay más llamadas ciudadanas porque no son solo molestias de ruidos y suciedad, «sino que se incumplen medidas de carácter sanitario y la gente tiene miedo al contagio». Una de las causas que está motivando el aumento del botellón, según el edil, es que «el ocio nocturno se ha restringido y los locales tienen que cerrar mucho antes, a la 1, y desde las 12 ya no dejan entrar, por lo que se van a beber a la calle y a los jardines».

Las concentraciones de jóvenes no son exclusivas de Murcia, pero hay que admitir que el tiempo sigue siendo muy bueno a pesar de estar ya en otoño y se hace mucha vida nocturna en la calle. «Sobre todo los fines de semana &ndashindica el concejal&ndash. La Policía está actuando, pero son muchos sitios, sobre todo los fines de semana, y se van moviendo de un a zona a otra». Es un problema que afecta a todo el municipio, tanto en los jardines y aparcamientos de la ciudad como en pedanías, «porque jóvenes hay en todas partes», apunta.

De una urbanización de El Esparragal, Villa de la Plata, en la zona de Montecalar, se queja José Luis N. del aumento de botellones. «Antes había, pero no tanto como ahora». Él ha dirigido sus quejas tanto a la Policía Local como a Cespa para que, al menos, limpien los restos de suciedad y dejadez «por una zona muy bonita, donde paseamos con los niños o con el perro y, sobre todo los fines de semana, lo encontramos todo lleno de botellas, vasos de plástico y bolsas».

A la espera de refuerzos

El aumento de las concentraciones de jóvenes en la calle ha ido paralelo a las llamadas de denuncia vecinales. «Llegamos hasta donde podemos», admite Martínez-Oliva, que reconoce que los medios humanos son limitados y está deseando que se incorpore el centenar de agentes de las dos oposiciones a Policía Local para contar con refuerzos. El 19 de octubre terminan en la academia 44 opositores, que iniciarán su período de prácticas, que son 500 horas y las pueden hacer en la calle. «Eso nos resuelve el problema relativamente, porque tienen que ir acompañados de una pareja de policías; así que nos permite que vayan más, pero no cubrir más espacios».

La otra oposición para 65 plazas, cuyas pruebas físicas se reanudaron a primeros de septiembre porque se habían retrasado con la pandemia, permitirá incrementar la plantilla en un total de 100 policías más. La Policía Local también ha realizado hasta ayer 10.300 denuncias en el municipio por no llevar la mascarilla obligatoria.



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad